Estás aquí: Inicio » Guía del Usuario » Cuenta Individual

Cuenta Individual

La jubilación es un tema a ocuparse, aunque todavía no se esté en la edad de retiro. Para eso, las afores ofrecen diferentes opciones en el sistema de pensiones para efectuarlo.

Lo distinto de este esquema, es que se contemplan opciones que pueden ser utilizadas como apoyo durante la vida laboral, sin esperar al retiro, como pueden ser ayuda por desempleo o por gastos de matrimonio.

Las afores permiten realizar al trabajador retiros parciales del saldo depositado en su cuenta individual para utilizarlo en los eventos que necesite.

La cuenta individual es la cuenta única y personal de cada trabajador que es administrada por la AFORE que durante la vida laboral del trabajador, se acumulan las cuotas y aportaciones tripartitas.

La cuenta individual está conformada por 3 grandes subcuentas: Retiro, Cesantía y Vejez, Vivienda y Aportaciones Voluntarias. La cuenta individual forma parte del patrimonio de cada trabajador y es heredable.

El sistema de cuentas individuales, en el caso de los retiros totales, da cobertura a dos grupos de trabajadores: los que aportaron en el Instituto Mexicano del Seguro Social antes de la reforma que se realizó en julio de 1997, y los que comenzaron a cotizar posterior a la reforma. Ambos casos cuentan con varias opciones para el pago de la pensión.

Para aquellos que realizaron los depósitos previos a la reforma, adquirieron los derechos que les otorga la Ley de Seguro Social y las personas que posteriormente a 1997 hayan continuado realizando los aportes necesarios, sumaron los beneficios establecidos en la nueva Ley del Seguro Social.

Esto significa que podrán elegir al momento de su retiro el beneficio de una u otra ley, según crean convenientes.

Las diferencias fundamentales son que para la vieja ley sólo se necesitan 500 semanas de cotizaciones, mientras que para la nueva se requiere de 1,250.

En el primer caso se paga sólo lo establecido por la norma y el trabajador lo recibirá en una solo exhibición.

Lo aportado al IMSS posterior a 1997, que es el 2 por ciento del salario, se cobrará en una subcuenta de retiro. Este recurso podrá ser transferido al gobierno federal para financiamiento de la pensión en caso de cesantía en edad avanzada y vejez.

En cambio, la nueva norma ofrece dos tipos de modalidades: Retiros Programados y Renta Vitalicia.

Los retiros programados permiten efectuar retiros mensuales con cargo a la cuenta individual. En el caso que ocurriera que el trabajador excede la esperanza de vida estadística, los recursos que financian su pensión se reducirán progresivamente.

En el caso de la renta vitalicia se transfiere el saldo de la cuenta individual a una compañía de rentas vitalicias, quien a cambio pagará de por vida la pensión.

Pero también existen personas que no cuentan con las 1,250 semanas de cotización. A este grupo se los denomina Negativa de pensión y sólo tendrán el derecho de retirar todos los recursos todos los recursos que se encuentran en su cuenta individual en una sola exhibición.

Otros artículos interesantes:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top